Louis Jean Lumiere, nace el cinematógrafo

Louis Jean Lumiere, nace el cinematógrafo

Un 5 de octubre de 1864 – Nace Louis Jean Lumiere, inventor del cinematógrafo junto con su hermano Auguste Marie Louis Nicolas.

Hijo de Antoine Lumière, un comerciante de la ciudad de Besançon dedicado a la fotografía, a los pocos años marchó con su familia a Lyon.

En torno a 1890, Louis y Auguste conocían ya algunos de los inventos que se estaban patentando en torno al mundo de las imágenes en movimiento; tenían noticias de los trabajos de sus coetáneos y de los experimentos que se prodigaban no sólo en Francia, sino en otros países, y que buscaban, básicamente, mejorar la obtención y proyección de imágenes.

Entre 1890 y 1895 eran varios los inventores que, en distintos países, estaban trabajando para alcanzar un mismo objetivo; los nombres de Thomas Edison (Kinetoscopio) y Max Skladanowski (Bioscop) son algunos de los que más sonaban en esos años.

A finales de 1894, los hermanos Lumière patentaron su invento con el nombre de Cinematographe (Cinematógrafo).

El  28 de diciembre de 1895 en el Salon Indien del «Grand Café», en el Boulevard des Capucines de París, por primera vez se conseguía mostrar a un grupo de personas unas cintas (así se llamaban las primeras películas) de imágenes en movimiento, con lo que se superaba las limitaciones que suponía el Kinetoscopio de Edison, que era de visión individualizada.

El efecto cautivador que supuso el cinematógrafo para los ciudadanos de estos años fue de tal magnitud, que se viene repitiendo la anécdota de aquellos espectadores que vieron por primera vez la llegada de un tren a la estación (L’arrivée d’un train en gare, 1896); en cuanto el tren se acercaba a primer término, los espectadores se echaban hacia atrás, pensando que iba a salir de la pantalla.

Las imágenes de los Lumière son punto de referencia de los primeros noticiarios y documentos que se impresionaron en numerosos países.

«… en cuanto el tren se acercaba a primer término, los espectadores se echaban hacia atrás, pensando que iba a salir de la pantalla. «

Fue Georges Méliès quien, al introducir la ficción, dio un empuje definitivo al cinematógrafo y fundó el cine tal y como hoy lo entendemos, abriendo nuevos caminos a la creatividad y forzando a los operadores y productores que les siguieron a volcarse en la búsqueda de formas expresivas.

Los Lumière, al tiempo que producían una interminable lista de títulos, pusieron en circulación los aparatos que fabricaban en Lyon.

Los Lumière continuaron desarrollando, hasta su muerte, otros muchos inventos, tanto en el campo de la fotografía como en el cine (la placa tricromo para la fotografía en color; la fotografía en relieve: fotoesterosíntesis; el cine estereoscópico; las placas antihalo; el plateado de los espejos en frío; un difusor para fonografía, etc.). Algunos tuvieron su aplicación, pero otros no pudieron desarrollarse comercialmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *