MONOPOLIOS DE LA ALIMENTACION  Y LAS COSTUMBRES ARGENTINAS

MONOPOLIOS DE LA ALIMENTACION Y LAS COSTUMBRES ARGENTINAS

De un sector del Frente de Todos se lanzó una campaña en las redes contra empresas como Arcor y Molinos.

El presidente Alberto Fernández empujado por la realidad que impone la inflación intenta contener a los empresarios que se han constituido en el talón de Aquiles de la alianza en el gobierno.

Con la amenaza de una nueva derrota electoral, el oficialismo se lanzó  a reintentar imponer medidas que en un pasado no muy lejano no dieron resultados positivos.

Con el cacareo de sectores irresponsables que se rasgan las vestiduras por disposiciones más duras, haciendo el juego a los que, de la vereda de enfrente, piden más libertad económica, los empresarios manotean lo que pueden, y algo más, en perjuicio del Pueblo.

…todo hace presuponer que los que pueden saldrán a estoquearse para evitar el desabastecimiento.

Desde que la misma COPAL  (Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios) salió a cuestionar los métodos usados por la Secretaría de Comercio que conduce Roberto Feletti, desde los sectores más radicalizados salieron a cuestionar a unos y otros.

La cámara, que preside el también titular de la UIA Daniel Funes de Rioja, consideró que «no están garantizadas las condiciones para conciliar», ya que, según ellos, la Secretaría de Comercio «no tuvo en cuenta» sus contrapropuestas.

De un sector del Frente de Todos se lanzó una campaña en las redes contra empresas como Arcor y Molinos.

Asimismo las declaraciones de Víctor Fera , dueño de las cadenas Marolio y Maxiconsumo, además de presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas, son demostrativas de los conflictos indisimulables de la acción de los oligopolios que dominan el mercado de los alimentos.

Se publicaron las recaudaciones de las tres empresas mencionadas y que más presionan en contra del congelamiento de precios tuvieron facturaciones récord en 2020: $1.745 millones para Molinos; $4.163 millones, Arcor; y $5.205 millones, Ledesma.

En los meses que van del año corriente, Molinos ya recaudó $998 millones; Arcor, $8.806 millones; y Ledesma, $735 millones.

DESABASTECIMIENTO

Los controles de precios y la aplicación de la Ley de Desabastecimiento siempre terminó mal para  quienes pretendieron, con esos métodos, parar los brotes inflacionarios.

Debemos tener presente que nuestra comunidad no está acostumbrada a reaccionar con el castigo de no comprar

Desde la década del 70, del siglo XX,  pasando por la  reciente experiencia de Guillermo Moreno que en el gobierno kirchnerista ocupaba el lugar de Feletti, la pelea contra los empresarios de la alimentación terminó en mayores brotes de inflación y con el desabastecimiento de productos que eran requeridos por los consumidores.

GUILLERMO MORENO

El fracaso, hasta ahora, de la llamada ley de Gondolas, la falta de posibilidades de las Pymes del sector para competir con estos oligopolios, la falta de compromisos de intendentes y gobernadores en el control de habilitaciones y precios, las escasas promociones de venta de productos de la canasta familiar, etc., terminan en un combo electoral donde el Pueblo palpa en vivo y en directo que no hay respuestas adecuadas para la satisfacción de las necesidades básicas.

Esto lleva a Gabriela Cerruti (flamante vocera presidencial) a decir  que «el diálogo sigue abierto con las empresas que tienen diferencias para que el acuerdo sea completamente global y alcance los productos que son de necesidad de los argentinos», a la par que interpretó que «la medida se tomó con el acuerdo de casi el 80% de las empresas que participaron del diálogo».

Lo que no llega a decir Cerruti es que ese 80 % de las empresas no representan el mismo porcentaje de producción, porque el volumen de las empresas díscolas supera al resto, también abre la puerta para que se modifique la lista de precios congelados lo que sucederá, posiblemente, después del 14 de noviembre.

Seguramente de concretarse el endurecimiento de controles y sanciones y también del desabastecimiento de productos debemos tener presente que nuestra comunidad no está acostumbrada a reaccionar con el castigo de no comprar, por el contrario todo hace presuponer que los que pueden saldrán a estoquearse para evitar el desabastecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *