EUTANASIA

EUTANASIA

La Union Civica Radical presentó en la legislatura nacional dos proyectos para legalizar la interrupción voluntaria de la vida (eutanasia)

El senador Julio Cobos, impulsor del segundo proyecto para legalizar la eutanasia que entra en el Congreso

El senador Julio Cobos, impulsor del segundo proyecto para legalizar la eutanasia que entra en el Congreso 

La iniciativa ingresó, en las últimas semanas, tanto en Diputados como en el Senado. Plantea que aquellos pacientes que sufran una enfermedad grave e incurable puedan solicitar la práctica eutanásica o la muerte asistida.

Los legisladores mendocinos Julio Cobos y Pamela Verasay, de Juntos por el Cambio, impulsan la iniciativa en la Cámara Alta, mientras que Alfredo Cornejo, Jimena Latorre y Alejandro Cacace lo hacen en la Cámara Baja.

En Argentina, la Ley N° 26.529 ARTICULO 11. — Directivas anticipadas. Toda persona capaz mayor de edad puede disponer directivas anticipadas sobre su salud, pudiendo consentir o rechazar determinados tratamientos médicos, preventivos o paliativos, y decisiones relativas a su salud. Las directivas deberán ser aceptadas por el médico a cargo, salvo las que impliquen desarrollar prácticas eutanásicas, las que se tendrán como inexistentes.

De acuerdo a estos proyectos se dispone que la decisión de solicitar la práctica de muerte asistida debe ser una decisión autónoma “fundamentada en el conocimiento del paciente sobre su proceso médico, después de haber sido informado adecuadamente por el equipo sanitario responsable”.

Harold Frederick Shipman fue un médico británico, acusado de matar a más de 200 de sus pacientes

El proyecto indica que en la historia clínica deberá quedar constancia que la información ha sido recibida y comprendida por el paciente. Asimismo, se aclara que la “única persona que puede practicar el procedimiento eutanásico o asistir a la muerte a un paciente, es un profesional de la medicina, que para los efectos de esta ley es el responsable.

En algunos países contrarios a la eutanasia se habla sobre las consecuencias de de despenalización en los siguientes términos: “Las difíciles circunstancias que provocan algunas enfermedades o una experiencia familiar desagradable pueden ser causa de una posición personal a favor de la eutanasia. // Pero los casos extremos no generan leyes socialmente justas, por las dificultades que estos mismos comportan. Los caso extremos son utilizados y presentados como irresolubles, por lo que si hoy aceptamos matar intencionadamente a un paciente como solución para un problema, mañana podremos halar una centena de problemas para los cuales matar sea la solución.  (ver Razones del “no” a la Eutanasia, Documento elaborado por la Associació Catalana d¨Estudis Bioétics (ACEB)

Algunos portales, en contra de la eutanasia, dan cuenta de cómo “presuntos” embanderados en la permisividad de la muerte “piadosa” resultaron asesinos detrás de negocios con la muerte de los pacientes.

¿Quién puede garantizar que ello no ocurra en la Argentina.?

Ponemos como ejemplo, entre muchos, el de Shipman que antes de la muerte piadosa se aseguraba el testamento de los pacientes.

Harold Frederick Shipman (14 de enero de 1946 – 13 de enero de 2004) fue un médico británico, acusado de matar a más de 200 de sus pacientes, corroborado solamente en 15 de ellos en primera instancia y más tarde elevado a 218. Es conocido por ser uno de los peores asesinos en serie de la historia moderna.

¿Por qué yo me planteo la objeción de ciencia en este caso? El fin de la eutanasia, según la ley aprobada, es librar del sufrimiento al enfermo que lo solicita. La objeción de ciencia a la que me refiero en el caso de esta Ley se refiere a la estrategia terapéutica que otorga como derecho del enfermo para librarse de su sufrimiento como es el adelantamiento de la muerte mediante la prestación de ayuda para morir a través de la administración directa al enfermo de una sustancia por parte del profesional sanitario competente (eutanasia) o a través de la prescripción o suministro al paciente por parte del profesional sanitario de una sustancia, de manera que esta se la pueda autoadministrar, para causar su propia muerte (suicidio asistido). Con estas dos modalidades no estoy de acuerdo que sean, desde la evidencia científica de la medicina paliativa, la manera adecuada para aliviar el sufrimiento de la persona en el proceso de morir.

El único fundamento para impulsar esta medida estriba en el interés de algunas empresas para evitar los gastos que signifiquen atender a pacientes con los cuales tienen obligación contractual de atender medicamente sus padecimientos. Por eso alertamos a los legisladores prestar atención a este componente económico de los proyectos presentados.

2 comentarios en «EUTANASIA»

  1. Va en línea con la Ley del Aborto no punible. Una muestra más de la degradación en la substancia del criterio
    con que se legisla y del menoscabo de las leyes como el instrumento de enmarcar y dar sentido a la vida colectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.