DURA LEX SET LEX

DURA LEX SET LEX

Los antiguos romanos que nos legaron los principios del derecho tenían esta frase “dura lex set lex”  que traducida significa que “la ley es dura, pero es ley”,  así esta expresión latina define la necesidad y obligación de aplicar la ley aunque ésta pudiere resultar de excesiva severidad, claro que nosotros tenemos otro recurso, cambiamos la ley por otra que nos convenga mejor.

En la jornada legislativa y en muchos casos contra la voluntad de sus respectivos espacios políticos, los intendentes lograron cambiar la ley que limita las reelecciones y podrán competir por otro mandato. Con la excusa de subsanar errores en la técnica legislativa de la ley que limita las re-reelecciones, se otorga a los intendentes l posibilidad de ir por otro período que iría del 2023 al 2027.

Digamos de paso que para María Eugenia Vidal esta rebeldía significó una dura derrota que mella profundamente su liderazgo bonaerense, si alguna vez lo tuvo.

Los cambios fueron votados primero en el Senado y luego en Diputados. En la Cámara Baja el recuento era ajustado. Sin embargo, cuando se votó el tratamiento de la ley los intendentes juntaron 68 votos, bastante más de lo esperado.

Los intendentes que ya acumulaban dos mandatos desde la sanción de la ley, ahora podrán presentarse para un tercero -es decir tendrán la polémica re-re-, gracias a una «interpretación» de la norma que entiende que el primer período es el posterior a la sanción de la ley: esto es el que va entre 2019 y 2023. Esto implica en los hechos habilitar la posibilidad de competir por un tercer mandato consecutivo a que quienes en 2016, cuando se sancionó la norma, ya eran intendentes.

La negociación para cambiar la ley surgió de un acuerdo entre intendentes peronistas, radicales y del PRO. Allí fue clave el rol del jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, uno de los artífice del acuerdo que permitió modificar la ley. Fuentes legislativas aseguran que Insaurralde articuló con todos los sectores del congreso provincial.

Fue curiosa la postura de la bancada de José Luis Espert, que cuenta con tres diputados. Guillermo Castello votó en contra de los cambios. «Esto es chavismo puro. Es Venezuela, o Nicaragua o Evo Morales. Estamos engendrando pequeños Maduros», dijo. Sin embargo, los diputados Nahuel Sotelo y Constanza Moragues Santos favorecieron las modificaciones. (¿?)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.