EFEMERIDES 20 DE MAYO-SE SUICIDA YABRAN

EFEMERIDES 20 DE MAYO-SE SUICIDA YABRAN

Un día como hoy pero de…1998 – Se suicida el poderoso empresario Alfredo Yabrán, prófugo de la justicia por el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas.

JOSE LUIS CABEZAS

El 20 de mayo de 1998 se suicidaba el empresario postal Alfredo Yabrán en una estancia de su propiedad ubicada en la provincia de Entre Ríos, donde evadía una orden de detención dictada por el juez federal de Dolores, José Luis Macchi, que lo acusaba de haber instigado el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas.

Yabrán  había logrado mantenerse en el anonimato mientras controlaba negocios en depósitos fiscales, logística y concesiones en rampas aduaneras y aeropuertos por medio de diversas firmas.

Pero en agosto de 1995, el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, lo acusó ante el Congreso -en una exposición que se prolongó durante 11 horas- de liderar «una mafia enquistada en el poder».

Esa denuncia dio al empresario una visibilidad que nunca habría querido tener.

En el verano de 1996, José Luis Cabezas logró tomarle una fotografía mientras caminaba por una playa de Pinamar, imagen que ilustró una tapa de la revista Noticias y se convirtió en una afrenta que no pudo tolerar.

«Sacarme una foto a mí es como pegarme un tiro en la frente», acostumbraba a decir Yabrán ante las personas que integraban su círculo íntimo.

Su jefe de su seguridad, Gregorio Ríos, se contactó con el policía bonaerense Gustavo Prellezo, quien a su vez se vinculó con una banda de delincuentes comunes conocida como «Los Horneros» para ejecutar, el 25 de enero de 1997, el crimen de Cabezas.

El cuerpo del trabajador de prensa fue hallado en las afueras de Pinamar, calcinado, dentro de un Ford Fiesta y con un tiro en la cabeza.

Varios días antes de su muerte, Yabrán se ocultó en la estancia San Ignacio, ubicada en cercanías a la localidad de Aldea San Antonio, donde una comisión de la Policía entrerriana lo fue a buscar.

Yabrán se encontraba preparando una picada junto a sus caseros Leonardo Aristimuño y Andrea Biordo y, al advertir la presencia de los efectivos, se encerró en el baño de la habitación que usaba en esa estancia y se disparó con una escopeta calibre 12.70 que -según la autopsia- le incrustó más de 30 perdigones en el cráneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *