EL 1ro. JUNIO DE 1978 COMENZÓ EL MUNDIAL-

EL 1ro. JUNIO DE 1978 COMENZÓ EL MUNDIAL-

El torneo de 1978 se disputó mientras que en la Argentina gobernaba una Dictadura que había impuesto un régimen terrorista de Estado, boicoteado por algunas organizaciones internacionales de derechos humanos.

Los argentinos llevamos el futbol en nuestro ADN. Genéticamente somos cesped y pelota, si hasta las niñas muestran sus habilidades y confrontan campeonatos, muy bueno. Sin embargo nuestros gobernantes llevaron esa pasión al grado de idiotizarnos, de manipularnos. Un boca-river supera cualquier pandemia. Una Copa América le gana al covid y en los barrios el coronavirus viaja de jugador a jugador en medio de un picado.

Pruebas al canto, en plena dictadura, feroz despiadada, se escucho la voz del genocida Videla alentando la paz del deporte. Años después en plena guerra de Malvinas otro mundial acallaba el rugir de los cañones, ahora, pandemia mediante, vamos a jugar la Copa América, acá, en Chile o en Brasil… bah.

Parte del discurso inaugural de Videla «Por ello pido a Dios, Nuestro Señor, que este evento sea realmente una contribución para afirmar la paz, esa paz que todos deseamos para todo el mundo y para todos los hombres del mundo. Esa paz dentro de cuyo marco el hombre pueda realizarse plenamente como persona con dignidad y en libertad.«

La Copa Mundial de la FIFA Argentina 1978 fue la undécima edición de la Copa Mundial de Fútbol y se desarrolló en Argentina, entre el 1 de junio y el 25 de junio de 1978. El torneo fue disputado en seis estadios, repartidos en las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Mar del Plata, Córdoba y Mendoza.

La sede de esta Copa del Mundo fue elegida el 6 de julio de 1966 en el 35.º Congreso de FIFA, realizado en Londres.

La mascota de este mundial fue Gauchito Mundialito y la pelota oficial sufrió un cambio revolucionario con la aparición de la Adidas Tango.

Mascota del Mundial Argentina 1978: Gauchito | Mascota del mundial, Mundial  de futbol, Fútbol

El torneo se disputó mientras que en la Argentina gobernaba una Dictadura que había impuesto un régimen terrorista de Estado, boicoteado por algunas organizaciones internacionales de derechos humanos.

«Duele saber que fuimos un elemento de distracción», dijo Osvaldo Ardiles, ex jugador de la Selección argentina, varios años después de haber jugado el Mundial. Porque los jugadores también fueron víctimas de un proceso en el que el engaño predominó sobre el deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *