URQUIZA DA UN GOLPE DE ESTADO.

URQUIZA DA UN GOLPE DE ESTADO.

Un día como hoy pero de…1852 – El general Justo José de Urquiza da un golpe de estado y asume el mando de la provincia de Buenos Aires.

Las ambiciones, las cortedades y la influencia de factores extranjeros llevaron a los caudillos regionales o provinciales a enfrentarse detrás de banderas como el federalismo o el unitarismo.

Juan Manuel de Rosas logró por muchos años contener a la facción de los unitarios pero no pudo impedir que dentro de las fuerzas federales surgieran divisiones que unidas a muchos unitarios terminarán por derrotarlo.

BATALLA DE CASEROS: La batalla de Caseros fue un enfrentamiento armado ocurrido el 3 de febrero de 1852, en el cual el ejército de la Confederación Argentina, al mando de Juan Manuel de Rosas —gobernador de la provincia de Buenos Aires y Encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina—, fue derrotado por el Ejército Grande, compuesto por fuerzas de Brasil, Uruguay, las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe y los unitarios exiliados, liderado por Justo José de Urquiza —gobernador de Entre Ríos, quien se había sublevado contra Rosas el 1 de mayo de 1851 en el Pronunciamiento de Urquiza—, y que tuvo como consecuencia la renuncia inmediata de Rosas al gobierno

La división en partidos que había dominado el período anterior seguía presente, y los partidos que habían ayudado en la victoria esperaban dirigir el proceso: los federales se apoyaban en el prestigio y el poder militar y económico del vencedor, general Justo José de Urquiza, para sancionar una constitución enteramente federal.

Los unitarios pretendían imponer el criterio unitario, restando capacidad de decisiones a las provincias, pero Urquiza se adelantó y, por medio del Acuerdo de San Nicolás, invitó a las provincias a la formación de un Congreso Constituyente en Santa Fe, que terminaría sancionando la Constitución Argentina de 1853.

La legislatura porteña rechazó el Acuerdo de San Nicolás, ya que se oponían a cualquier organización nacional que no fuera controlada por Buenos Aires.

El Acuerdo establecía que cada provincia estaría representada por dos diputados, contraria al predominio que alcanzaban los porteños en los congresos con representación proporcional.

Para ello, Bartolomé Mitre usó la excusa de que el gobernador López lo había firmado sin su autorización, y luego que los poderes concedidos a Urquiza eran excesivos.

Urquiza disolvió la Sala, cerró los periódicos opositores y deportó a Mitre, Alsina y varios dirigentes más. De inmediato ocupó la gobernación; era la primera intervención federal de nuestra historia.

La oposición quedó desarticulada, pero cuando en septiembre Urquiza abandonó la ciudad, estalló la revolución del 11 de septiembre de 1852. El gobernador delegado, José Miguel Galán, debió abandonar precipitadamente la provincia. La legislatura disuelta se reunió y eligió gobernador a Valentín Alsina.

Esto dio comienzo a un nuevo capítulo de nuestra historia donde se anudan los intereses del centralismo porteño con los intereses de Inglaterra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.