ROBERTO VIOLA DEJA LA PRESIDENCIA

ROBERTO VIOLA DEJA LA PRESIDENCIA

Un día como hoy pero de 1981 – En Buenos Aires —en el marco de la sangrienta Dictadura militar (1976-1983)—, el dictador Roberto Viola delega la presidencia por cuestiones de salud en el ministro del Interior, el general Horacio Tomás Liendo.

Roberto Viola

La larga dictadura militar, iniciada el 24 de marzo de 1976 y agotada en 1983 con el advenimiento de la democracia, contó con personajes de primer orden y de segundo orden. Entre los de primer orden mencionamos, a modo de ejemplo,  a Rafael VIDELA y Leopoldo Fortunato GALTIERI, pero hubo otros que se mencionan menos entre quienes estaban Roberto VIOLA y Horacio Tomás LIENDO.

Viola, era partidario de la «línea blanda»,  e inició una apertura parcial a la reincorporación de políticos de carrera y técnicos civiles a cargos públicos con miras a establecerse en el poder hasta 1985.Las circunstancias permitieron que la CGT se reorganizara y movilizara bajo la dirección del sindicalista Saúl Ubaldini, aún pese a la prohibición legal.​

El ministro de Economía designado por Viola, Lorenzo Sigaut, aseguró al ocupar el cargo que «el que apuesta al dólar, pierde». Días más tarde realizaría una devaluación del peso con respecto al dólar del 30 %,12​ en un intento desesperado de atraer inversión internacional. La inflación de 1981 alcanzaría el 131 % interanual.

REMOCIÓN DE VIOLA

El día sábado 21 de noviembre de 1981 la Junta Militar declaró a Roberto Eduardo Viola incapaz de ejercer sus funciones de presidente de la Nación Argentina debido a «problemas de salud». En su lugar fue nombrado frente al poder ejecutivo el ministro del Interior  Horacio Tomás Liendo. La intención de Viola era la de reasumir el día 23 pero por problemas de salud no pudo.

Horacio Tomás Liendo había sido designado ministro del interior con la llegada de Roberto Eduardo Viola, y fue uno de los principales militares que fomentaron el surgimiento de la «junta multipartidaria», con vistas a futuras elecciones presidenciales para restablecer el gobierno constitucional.

Luego del golpe de palacio ocurrido 11 de diciembre de 1981 que depuso al gobierno de facto del teniente general Roberto Eduardo Viola, al vicealmirante Carlos Alberto Lacoste se lo designó presidente de forma interina. Ocupó dicho cargo durante once días, luego resultó ser elegido para hacerse cargo del Ministerio de Acción Social el 22 de diciembre de 1981, pasando de esta forma a integrar el gabinete del teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, quien había asumido la presidencia de facto de Argentina ese mismo día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *