LOS RESULTADOS DE LA POLITICA

LOS RESULTADOS DE LA POLITICA

ESCRIBE: DR.MARIO BUONO

A pesar de las sensaciones que dejan los políticos, algunas reflexiones que heredamos de los grandes hombres que usaron la política como herramienta para conducir y mejorar la calidad de vida de los pueblos, indican que la política es un arte simple y todo de ejecución, que se mide por el resultado, es bueno si beneficia al pueblo de lo contrario es malo.

Termina 2022 y el balance deviene obligatorio. A tres años de este gobierno que accedió al poder por aquellos que votaron progresismo, peronismo y antimacrismo, en 2019, ha demostrado que no ha cumplido ninguna de sus metas.

Aristóteles. “Política” viene de “polis”, ciudad. La política es la ciencia práctica que estudia la esencia de la ciudad. Las ciencias prácticas se ocupan de los comportamientos, y Aristóteles las ordena en tres niveles. El más alto, lo ocupa la política, porque su meta es el bien común. A continuación, está la economía, que, en su sentido originario significa la ciencia de la familia (oikós significa “hogar”). En el nivel inferior  se encuentra la ética, que se ocupa de la felicidad individual.

La pobreza y la indigencia, que todos suponíamos que este gobierno nac y pop iba a contener, se mantienen en índices altamente preocupantes, no solamente para el presente de los que padecen todo tipo de carencias, sino para ese futuro no muy lejano y poco debatido de una población con graves problemas cognitivos y de conducta como efecto colateral de la desidia y la negligencia esgrimidas por los funcionarios que no han funcionado.

Las causas de la pobreza incluyen el desempleo, la exclusión social y la alta vulnerabilidad de ciertas poblaciones ante desastres, enfermedades y otros fenómenos que les impiden ser productivos. /https://www.dianova.org/es/opinion-es/la-erradicacion-de-la-pobreza-un-objetivo-lejos-de-cumplirse/

El Ministerio de Desarrollo Social dejó en claro que es el gerenciador de la pobreza, estableciendo pactos con organizaciones sociales que, con la herramienta de la movilización social, extorsiona beneficios que nadie sabe a quienes están destinados. Y es otro organismo oficial (AFIP) que denuncia los delitos cometidos en la entrega de beneficios. El perro que se muerde la cola.

MOYANO Y KELLY OLMOS

El Ministerio de Trabajo no resulta ser el eslabón entre trabajadores y empresarios, ambos siguen teniendo actitudes sectoriales. El gobierno de los Fernández amagó en un principio establecer el vínculo necesario para que la producción cubriera a los beneficiarios de los planes pero pronto demostró que carecía del poder y la iniciativa para ello. Todo se resume a una pantalla de recortes, exigidos por el FMI, que no alcanza a conformar una planificación para elevar la calidad laborativa de la comunidad que sigue sumergida entre la miseria y la vagancia.

Interna oficialista: Berni le salió al cruce a Aníbal Fernández tras el fallido operativo de seguridad en torno a la Selección https://agenda4p.com.ar/2022/12/21/interna-oficialista-berni-le-salio-al-cruce-a-anibal-fernandez-ante-el-fallido-operativo-de-seguridad-en-torno-a-la-seleccion/

El Ministerio de Seguridad, en sus diferentes variantes, es apenas un bombero de situaciones desgraciadas. Con un ministro hábil declarante, que siempre cae parado como los gatos, algo que es requerido por los vecinos de todos los municipios y comarcas de todo el país, tal la seguridad ciudadana, es una promesa que siempre se estira para más adelante. La droga y el delito siguen creciendo hora a hora. Fuerza es reconocer que el delito y la droga son salida laboral de fácil realización para jóvenes y no tan jóvenes de cualquier estrato social.

El Ministerio de Salud y las Obras Sociales como Pami y IOMA, de gran actividad durante la pandemia, hoy son altamente cuestionables por el deficiente servicio que brindan a la comunidad. Los hospitales públicos, solo por excepción se rescatan, difieren tratamientos, carecen de recursos humanos y materiales, son cuevas de clientes políticos en su composición humana, y el usuario se desangra sin solución.

ARISTOTELES llegó a la conclusión de que la mejor forma de gobierno es aquella en que gobiernan los mejores y  que contribuye más eficazmente al bien de la comunidad. Hay tres modos aceptables: Monarquía (el gobierno de uno), Aristocracia ( el gobierno unos pocos),  Democracia (el gobierno del pueblo). Cada uno de esos modos puede sufrir su propia corrupción y convertirse en  tiranía, oligarquía, y  demagogia. La tipología continúa vigente.

El Ministerio de Educación ha fracasado sumido en cuestiones ideológicas y tironeos políticos que usan la educación como campo de batalla despreocupados de que en pocos años esos “educandos” deberán tomar las riendas de la política, lo social, lo cultural de todos los argentinos.

El Ministerio de Justicia, demostró estar pintado en medio de altas declamaciones pseudo populares. La Corte Suprema de Justicia falló en contra de las aspiraciones K. No pudo establecer las modificaciones requeridas o pretendidas en el ámbito del poder judicial que, para aquellos que no saben, es un poder constitucional, los otros dos son el Ejecutivo (ahora los Fernández) y el legislativo compuesto por diputados y senadores.

Así podemos seguir detallando los fracasos de los ministerios de la mujer, de DDHH, de Obras Públicas, etc., y tal vez lo hagamos en algún momento. Se puede extraer de estas experiencias que hubo un hilo conductor de negligencia y desidia. Como si a nadie importara el resultado final, abandonando eso, el resultado, al presidente o, en su caso, a la vicepresidenta. Es aquí donde este arte simple, se complejiza en miles de situaciones que responden a necesidades ajenas al pueblo, es decir al conjunto de habitantes, que eso es el pueblo.

Agotadas las épicas del relato glorioso, ante la realidad que se impone con toda crudeza el gobierno demostró un RESULTADO MALO. Y lo malo es fracaso. Para consuelo de los más entusiastas, es tan fracaso que ni siquiera, en la clasificación aristotélica, es demagogia.

Pero no solamente fracasan los que hicieron creer a sus votantes que este sería un gobierno de tal o cual estilo, sino que arrastran a quienes sí piensan en tal o cual sentido. Por eso el fracaso final del renunciamiento de Cristina se puede asemejar al hormiguero pisoteado, todas las hormigas corren para cualquier lado. Algunas corren para cobijarse con Sergio Massa, otras buscan a Wado De Pedro, hasta lo están buscando a Daniel Scioli, como si alguno de ellos tuviera en común con el otro algún rasgo de “progresismo”.  Para derecha mejor otros exponentes, un poco más desembozados.

Este gobierno de fracasos, no solamente se devora al kirchnerismo, sino que como un gran agujero negro amenaza tragarse a todos aquellos que no se ubiquen a la derecha en forma definida. A punto tal que destroza toda actitud de las “palomas” de Cambiemos, rompe toda idea de una tercera vía. El pueblo parece haber adoptado una decisión “basta de mentira progre”. Entonces no es el avance de la derecha, lo que preocupa, por las secuelas, es el fracaso de los nac y pop de cartulina. Dando la razón a aquel que solía repetir desde el exilio en España: “se puede ganar una elección con la mentira, pero no se puede gobernar con la mentira”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *