QUE CALOR

QUE CALOR

El día 23 de enero de 2014 se registraron índices de temperatura extremadamente altos, por la ola de calor en Argentina: mueren 4 personas y la térmica en Buenos Aires llega a los 47º,6 y 57°6 de térmica en Chamical (La Rioja).

Las crónicas del día marcaban el fenómeno climático diciendo que “La ola de calor volvió a afectar ayer a medio país. La Rioja, Córdoba, Santa Fe, San Luis, la ciudad y la provincia de Buenos Aires fueron los distritos más castigados con térmicas muy elevadas, según informó el Servicio Meteorológico Nacional. En el organismo indicaron que «varias localidades registraron las mínimas y máximas más altas para cualquier mes de enero desde 1961, con una o dos olas de calor y persistencia de temperaturas extremas que se mantuvieron entre 7 y 15 días».

GOLPE DE CALOR (CLIC PARA VER): Se trata de un cuadro que se produce en un contexto de elevada temperatura ambiental, con o sin humedad: se acumula el calor en el cuerpo y el organismo es incapaz de eliminarlo por sus propios medios. Ramiro Heredia, médico clínico del Hospital de Clínicas José de San Martín, explica que se puede manifestar de dos maneras: “La forma clásica se llama hipertermia severa, y por lo general se da en los extremos de edad (bebés y adultos mayores), en niños, en embarazadas y en personas con enfermedades cardíacas, neurológicas y psiquiátricas crónicas. Por otro lado, está la asociada a la práctica de actividad física prolongada, que afecta a adultos jóvenes y sanos”.

Sin embargo hubo otros días tórridos en el pasado, la historia del día con más calor en Ciudad de Buenos Aires: once muertos cuando el termómetro marcó 43,3º.

Ocurrió el martes 29 de enero de 1957. La ola de calor, según relatan las crónicas de entonces, había comenzado dos días antes, con temperaturas que rozaron los cuarenta grados. Además de la víctimas mortales, cerca de cien personas debieron ser atendidas por servicios asistenciales.

Los registros fílmicos y fotográficos de la época muestran a porteños y porteñas refrescándose en piletas, fuentes, con hielo, con una bebida. El Balneario Municipal y el Balneario de Núñez recibieron ese 29 de enero a miles de personas con deseos de refrescarse. Un video del Archivo General de la Nación también retrata a algunos hombres con pantalón de vestir, como se utilizaba entonces, pero con el torso desnudo, sin camisa ni remera.

RECOMENDACIONES: Los especialistas remarcan la importancia de “reconocer la necesidad de mantenerse hidratado” y señalan que las personas mayores, suelen volverse menos sensibles a sentir sed, por tal motivo deben recordar y tener como hábito tomar agua. / Ante un golpe de calor, se señala que cuando la persona es joven, se le debe dar líquidos: la hidratación no debe hacerse solo con agua, es recomendable bebidas con sales o un jugo de fruta y después enfriar el cuerpo, y si son mayores o bebés y comienzan a sudar mucho, o están demasiado tranquilos o tienen sed «hay que ofrecer líquidos y si se quedan dormidos o se desmayan hay que dar aviso al médico y/o activar el Sistema de Salud.

De acuerdo con datos del SMN, la segunda temperatura real más elevada en la Ciudad fue de 40,5 grados y se registró en dos oportunidades, el 18 de diciembre de 1995 y el 31 de enero de 1935. La tercera marca pertenece al 18 de enero de 1943 con 40,3° de temperatura. En el país, en tanto, el día más caluroso de la historia ocurrió el 2 de enero de 1920, cuando las mediciones alcanzaron 49,1 grados en Villa de María del Río Seco, en Córdoba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *